martes, 21 de octubre de 2014

Alta Demanda en Nuestros Niños

EL BEBÉ DE ALTA DEMANDA AFECTIVA
por Jesús Garrido García

Hay bebés de alta demanda, que piden contínuamente ser atendidos, alimentados, entretenidos, ¿Es así por su propio carácter o es que lo hacemos todo mal?
Son niños que se caracterizan por lo que sigue:
-Pide comida continuamente:
Suele hacer tomas muy cortas pero muy frecuentes.
- Pide afecto continuamente:
Tolera muy mal la separación de los padres. Especialmente de la madre.
- Exigente:
Tiene crisis de llanto exigente. Pide la satisfacción inmediata de sus necesidades. Calmándose momentáneamente en cuanto es atendida.
- Carácter fuerte:
Cuando quiere algo no para hasta conseguirlo.
- Muy activo:
Sus ratos de descanso son mínimos. Durante el día casi no duerme. Y en cuando una crisis de llanto cesa porque le damos lo que pide, comienza otra al poco rato.
- Agotador:
Superan la capacidad de esfuerzo de padres, abuelos y casi cualquiera que se ofrezca a echar una mano.
-Insatisfecho:
Es como si nunca tuviese suficiente. A pesar de atender todo la anterior, enseguida vuelve a llorar por otra cosa.
- Impredecible:
Cuando parece que empiezas a cogerle el tranquillo, lo que ayer ayudó, no sirve hoy.
- Muy sensible:
Nota cualquier mínimo cambio. La despierta cualquier ruido. Es muy influenciable por el estado de ánimo de los que le rodea.
En estos niños, la estrategia que parece funcionar mejor es lo que algunos llaman “Crianza Natural”.
Básicamente consiste en:
- Alimentación con pecho a demanda.
- Contacto continuo íntimo con la madre.
- Colecho (duerme en la cama de los padres).
Aunque es un método válido para cualquier familia, en los bebés de alta demanda, otras alternativas son casi insoportables. Aplicando métodos próximos a la “Crianza Natural” suelen mejorar poco a poco en el primer año de vida.
Yo no conocía la existencia de los bebés de alta demanda cuando acabé la especialidad. No me explicaron nada sobre ellos.
Mi experiencia como pediatra, es que lo más duro para los padres de un bebé de alta demanda es la sensación de frustración que les genera. 
El sentimiento de culpa que nace en ellos pensando que no son buenos padres. 
La mayoría de los padres a los que toca un bebé de este tipo no repiten. 
Yo los llamo a veces “niños cuco” (donde entra uno, no hay más).
En muchos casos, lo que más agradecen los padres cuando les das el diagnóstico, no es que les des una solución (que la que hay no es fácil), sino que por fin entienden que su hijo es así, y no lo es porque ellos sean malos padres. Sino que posiblemente para que su hijo progrese, van a tener que ganarse el título de PADRES con mayúsculas.
A la larga también tiene su parte buena:
– Los niños que fueron bebés de alta demanda son muy inteligentes y muy constantes. Lo que a la larga es una garantía de que conseguirán en la vida casi cualquier cosa que se propongan. La labor de los padres es que intentemos orientarlos hacia objetivos positivos.
– Son grandes actores en potencia y personas con muchísimo carisma


COMO EXPERIENCIA PROPIA SOLO PUEDO DECIR, QUE SI TIENES UN NIÑO DE ALTA DEMANDA EVITES CANSARLOS HASTA EL FINAL, EVITA LOS AMBIENTES CON MUCHA GENTE O ACTIVIDAD, TODO LO QUE FUNCIONA CON LOS NIÑOS CON EL TUYO NO FUNCIONARA, MANTENLO TRANQUILO LO MEJOR QUE PUEDAS, QUE COMO SE ALTERE MAS DE LA CUENTA DORMIRA MENOS, SE CALMARA MENOS Y DEMANDARÁ MAS!